15.11.07

Grandes mentiras del fútbol español. Capítulo 4: Marchena

Aprovechando que está en Ponferrada la selección de fútbol sub-21 -mañana juega contra Polonia-, retomo esta serie dedicada a todos esos que se dicen futbolistas, juegan en Primera, se embolsan suculentos contratos y, a la hora de la verdad, te dejan con la sensación de que no hay tanta diferencia con los de Segunda B que, tristemente, vuelven a visitarnos este año en El Toralín.

El caso de Marchena es especialmente sangrante porque su calidad se ha ido diluyendo a medida que ha pasado el tiempo. Hace seis años Marchena llegó a Ponferrada con los sub-21 y con la vitola de ser el sucesor del por entonces gran central Fernando Hierro tanto en la selección como, decían las malas lenguas, en el Real Madrid, aunque por aquel entonces ya era jugador del Valencia. Se trataba de un chaval rápido en el corte y con criterio para sacar el balón jugado. Aquel día, contra Bosnia, no tuvo mucho trabajo pero se le veían maneras y apuntaba alto.

Sin embargo, en algún momento todo aquello se truncó. Supongo que el paso sucesivo de entrenadores como Cúper o Ranieri por el banquillo de Mestalla alteró la progresión del jugador, que se convirtió en lo que es hoy: un jugador que llega tarde dos de cada tres veces y, lo que es aún peor, un tipo bastante malencarado dentro del campo. Raro es el partido en el que no le vemos soltar algún latigazo intencionado a algún rival y es de los primeros en sumarse al lío cuando hay conatos de pelea.

Aún así, como dándome la razón cuando digo que yo de fútbol no debo tener ni idea, Marchena sigue siendo titular indiscutible en el Valencia y lo que es peor, porque ahí pringamos todos, en la Selección Española. Cosas veredes.


Anteriores:

3 comentarios:

Zar Polosco dijo...

Pues hoy no estoy del todo de acuerdo contigo. Vale que las suelta dobladas y le gusta salir en la tele poniendo caritas, pero a mí no me parece tan malo. Lo marean poniéndolo a veces de central, a veces de medio centro defensivo pero, en mi opinión, responde. Además, y junto a Baraja, hace equipo y vestuario, no como Albelda y Cañizares, dos ególatras de mucho cuidado que sólo piensan en sí mismos (Albelda, por muy capitán y valenciano que sea siempre estará resentido porque no le dejaron irse al Madrid por la cara. De Cañizares no hablo que se me pone la vena en el cuello y me sale espuma por la boca).

Y después de la temporada que está haciendo Torres en Liverpool cuando no está lesionado supongo que lo quitarás de la lista de grandes mentiras.

Álex E. dijo...

No quito nada, pero reconozco que le ha venido bien salir del Atleti. Ahora sólo hace falta que juegue cinco partidos seguidos.

Y Marchena, si hace vestuario, que lo pongan de segundo entrenador o de mascota.

Anónimo dijo...

Amigo, como dice usted en uno de sus textos, y viendo su "critica" a estos cuatro jugadores, creo que no tiene ni idea de futbol.