29.9.11

Todo era cierto

Sí, he vuelto de mi periplo por lo que otrora fue Europa del Este y ahora es Europa sin más. Podría contar muchas cosas propias de unas vacaciones, como lo bonita que es Praga o la extraña impresión de ver un auténtico satán berlinés oriental reconvertido en centro comercial. Podría recordar los mil rincones de Dresde que amablemente nos enseñó Saúl o la animación nocturna de Cracovia. Pero eso es demasiado obvio y fácil. Lo realmente difícil, y que muchos amigos me han preguntado a la vuelta, es describir Auschwitz.



Se puede decir que impresiona, que mete miedo, que te deja frío. Lo puedes definir como una fábrica de muerte, porque eso era: un matadero de seres humanos. Judíos, gitanos, homosexuales, sí. Pero también niños, minusválidos y mujeres.



Gente que entraba en los trenes pensando que se iban a otro gueto y por eso marcaban las maletas con su nombre y cargaban los enseres de casa. Pero su nueva vida era la muerte.



Y luego está el campo II. Birkenau. Planificado para albergar hasta 200.000 prisioneros, pero que nunca tuvo a más de 100.000, porque la mayoría pasaban directamente del vagón a la cámara de gas. Birkenau, que ahora tiene hierba pero que cuando estaba en funcionamiento sólo tenía barro, porque los prisioneros se la comían.


Por eso, cuando me preguntan por mi visita a Auschwitz, lo único que puedo decir es que, por mucho que hayas leído, por muchas películas y documentales que hayas visto, solo cuando entras allí te das cuenta de verdad de que todo era cierto.


5 comentarios:

El Impenitente dijo...

Yo no sé si sería capaz de ir a Auschwitz. Bueno, creo que no sería capaz. Con lo que vi en el cementerio judío de Praga y tras el único fragmento de muro existente en Berlín tuve más que suficiente, y aquello no sería ni el uno por mil.

Y el silencio en Auschwitz también debe de ser impresionante.

Álex dijo...

Silencio quebrantado, cómo no, por un gilipollas español con camisa Burberry (o como se diga) que tenía hambre y pretendía comerse el bocadillo en pleno campo de concentración.

Si tienes la oportunidad, vete. Todo el mundo debería ir y ver aquello.

Álex dijo...

Ah, y en Berlín hay al menos dos fragmentos de muro (la East Side Gallery y otro cerca de Potsdamer Platz, junto al museo sobre el nazismo).

El Impenitente dijo...

Ya tengo excusa para volver a Berlín.

Y qué gritones son los españoles cuando están en el extranjero. Y entre los españoles son los catalanes los que se llevan la palma.

Noa. dijo...

Made mía que tema mas escalofriante. Este tema siempre me ha interesado mucho pero no te etiquetes como una de ellos, simplemente lo empecé a estudiar en 4º ESO y desde ahi que me interesó nose la razón a ciencia cierta a lo mejor porque fueron tan crueles y cabrones a mi punto de ver.

Tengo amigos que son nazis y les e preguntado por su ideologia. Por qué la eligieron y la mayoría me han dicho que les llamaba, que se sentían identificados. Mi traducción a esa respuesta es que no encontraron su sitio en la sociedad y buscaron otro sitio donde sentirse apoyados y respaldados.

Estos amigos son algunos muy agresivos de los cuales no tengo mucha relación pero encambio tengo otro que es más "trankilo" y que me a hecho ver mas allá de su ideologia.

Nose porque d esta ideología pero siempre detrás de todo esto esta el dinero.

Muy interesante tu entrada, me encantó leerla.

Un saludo :)