7.10.11

No nos pasemos

El tío probablemente fue un genio, especialmente en temas de marketing. Fue capaz de hacer que la gente se peleara por comprar productos carísimos que, para la mayoría, hacen exactamente lo mismo que los de la competencia, que cuestan la mitad. Además, se ahorraba una buena pasta en publicidad cada vez que le ponía un lacito a alguno de sus productos gracias a la cobertura brutal de todos los medios de comunicación, capaces de abrir un informativo con el lanzamiento de un teléfono móvil o un aparato que, al principio, nadie sabía para que servía. Sí, vale, el hombre revolucionó la informática y, en cierto modo, contribuyó a que hoy en día tener un ordenador sea lo más normal del mundo (de nuestro mundo, pero eso es otro tema).

Pero no nos pasemos. He llegado a leer que Steve Jobs fue un héroe, amparando tal calificativo en la primera acepción del diccionario ("Varón ilustre y famoso por sus hazañas o virtudes"), sin caer en la cuenta de que, según la misma, Cristiano Ronaldo e incluso Belén Esteban podrían ser considerados héroes.

2 comentarios:

El Impenitente dijo...

Dentro de una semana nadie se acordará de Steve Jobs. En los tiempos de la inmediatez, algo que, entre otros, se lo debemos a él, nadie se libra de ser efímero. Steve Jobs, ese gran visionario que quedará desfasado en dos ratejos.

Y sí, nos encantan los panegíricos. Y poner caras compungidas. Y el muerto al hoyo y el vivo al bollo, por supuesto.

El Impenitente dijo...

¿Jugó el Madrid en El Toralín?

¿Ha vuelto Sergio Gallardo?