17.5.11

Nos miran

Sales a la calle y ahí están. Mirándote impasibles desde las paredes y las farolas, con media sonrisa, pidiéndote que confíes en ellos cuando llevan toda la vida pasando de ti.

Te miran con ojos muertos, falsos, aunque les hayan añadido un brillo especial para que parezca que se interesan por lo que te pasa.

Te piden que te creas lo que dicen, pero lo hacen desde cuadros retocados, con las arrugas borradas, con cinco, diez o quince años menos de los que en realidad tienen. ¿Cómo les vas a creer, si no son capaces de presentarse tal cual son en el único momento en el que te necesitan? El único parecido con la realidad es el cemento que tienen detrás de la cara, pero también lo esconden.

Hoy te miran a la cara, te dan la mano, te hablan, te sonríen. Mañana volverán a sus despachos, a su moqueta y a sus coches oficiales. Se olvidarán de ti, pero dentro de cuatro años volverán a mirarte.

Y a eso lo llaman democracia.

#nolesvotes

2 comentarios:

El Impenitente dijo...

¿Se ganan muchos votos yendo a los mercados a dar la mano a la gente?

¿Se gana algún voto con las campañas políticas? ¿Y con los mítines?

No sé si en sus poltronos empezarán a oler que algo se está moviendo, que empieza a ser un clamor el malestar por los privilegios de los políticos. No los votes, no. Y muéveles la silla.

Álex dijo...

Ah, los mítines. El otro día uno de los "grandes" partidos dio uno en un barrio de aquí. Había 8 personas viéndolos.

Tengo la esperanza de que el domingo empiece a pasar algo grande. Con un poco de suerte, para las generales del año que viene la gente pensará antes de votar en vez de soltar su voto "a los que he votado siempre".