25.7.07

Tocado y hundido

Rasmussen no saldrá en la etapa de mañana del Tour. El ciclismo está con los dos pies en la tumba, a la espera de que alguien clave la tapa. Qué pena. Iba a escribir algo al respecto, pero el Zepporro lo explica perfectamente en los comentarios de su blog:

Un atleta de alto nivel de medio fondo y fondo hace doscientos kilómetros a la semana. Un ciclista de élite, treinta o treinta y cinco mil kilómetros al año. Esos entrenamientos, ese volumen no es asumible por el cuerpo humano. Y por ahí empiezan las ayudas. No han evolucionado tanto las técnicas de entrenamiento y sí la medicina deportiva. Resumiendo. Todos tienen que tomar ayudas para poder entrenar y estar a alto nivel.

Por otra parte, el deporte de alta competición no es deporte, es espectáculo. La organización del Tour programa tres semanas de carrera con dos cronos de cincuenta kilómetros cada una, dos etapas alpinas y tres pirenaicas. Invita a veinte equipos a participar. Cada uno de ellos tiene sus patrocinadores y ha de justificar su inversión. Y estimulan y fomentan a sus hombres anuncio a que se dejen ver. Y las televisiones emiten los finales de etapa y quieren que resulten atractivos, que haya demarrajes y ataques. En fin, quieren espectáculo porque se demanda espectáculo.

Pero, y aquí es donde viene la doble moral, se les exige a los deportistas resultados imposibles y se pretende que lo hagan con arroz blanco y macarrones de alimentación. Y, cuando los pillan, viene la estigmatización y el rasgado de vestiduras.

No soy experto en medicina deportiva. Me sorprende que una simple trasfusión tenga efectos tan brutales. Me sorprende que una simple pomada con testosterona (Landis 2006) revolucione tanto. Sí te digo que, en mi opinión, el deporte de alto nivel ya no es deporte. El patrón que quizá habría que seguir es el de la NBA, donde no hay controles y vale todo salvo fumar porros (lo siento por Riqui Ricardo). Barra libre. Espectáculo puro. Y el que quiera (y pueda, que es lo jodido) estar en la élite, que se meta y sepa donde se mete, no cuatro pardillos sin estudios que se meten a ciclistas y se ponen en manos de médicos y no tienen ni idea que están haciendo con ellos para que luego los dejen tirados a los pies de los caballos.

8 comentarios:

Haters dijo...

Pfff. Qué barbaro. Soy aficionado y me saben mal estas cosas.

Nada de acuerda con Zeporro, BTW.

McLera dijo...

Buenas y santas,

es inadmisible permite el dopaje en eras del espectáculo.

Las sustancias dopantes están prohibidas principalmente porque son perjudiciales para la salud de los deportistas que las consumen. Los americanos son tontos del culo (y lo saben), pero eso en un país civilizado no se puede tolerar.

Un saludo

ebierzo dijo...

Tiene los dos pies (en la tumba), las dos ruedas y si me apuras el manillar...

Zar Polosco dijo...

Lo que es perjudicial para la salud de un ser humano es una etapa pirenaica con cinco puertos de montaña.

No conozco ningún médico que recete subir el Tourmalet para sanar a un enfermo.

Si les preocupa la salud de los deportistas, que prohiban el deporte de alta competición. El deporte de élite es insano.

Álex E. dijo...

"El deporte de élite es insano".

Esa frase, tal cual, se la he escuchado a algún deportista de élite.

De todos modos, etapas pirenaicas ha habido desde hace más de cien años, pero antes no tenían que terminar obligatoriamente antes de las cinco para que las teles den el final de etapa. Yo recuerdo etapas salvajes que llegaban con un retraso de una hora o más porque iban todos reventados. Últimamente siempre llegan a su hora.

Anónimo dijo...

o con una velocidad media 4 ó 5 km/h superior a la prevista.

Zar Polosco dijo...

Otra cosa, además, es que el esfuerzo de los ciclistas es en pleno mes de julio a mediodía. Con la fresca.

Y, además, a un promedio de 40 km/h.

Pregúntale a Sergio su opinión de todo esto. Su opinión es la más válida.

Álex E. dijo...

Zar, fue Sergio el que me dijo que el deporte de élite no es sano. Una cosa es hacer ejercicio y otra ir al límite del organismo.