23.10.06

Comer carne, una convención social

Vivimos en una sociedad en la que desde pequeñ@s se nos enseña a comernos a algunos animales; por ello los cerdos, los pollos, los atunes, las vacas, etc, son considerados productos alimenticios.
Sandez encabezando el panfleto
de unos
vegetarianos radicales.

Este es el típico caso de ideas que se pueden comprender (en condiciones de carencia alimentaria el cerebro hace cosas raras) pero no respetar. Es decir, me parece excelente que haya gente que renuncie a comer carne y a ponerse jerseys de lana, pero que pretendan vendernos que zamparse un filete es una convención social es lo mismo que defender que el mundo lo creó Dios en seis días. Incluso peor, porque el creacionismo es una interpretación literaria de una metáfora usada hace más de dos mil años, pero aquí estamos hablando de defender ideas recurriendo a mentiras, lo que es bastante esclarecedor: si no tienes razones convincentes, las inventas.

Las perlas siguen a lo largo de toda la cuartilla (aquí el reverso), pero se pueden resumir en una línea: no comas animales porque nosotros también lo somos y hay que considerarlos como nuestros iguales. Que se lo digan a un tigre, a ver qué le parece.


(Visto en Las penas del Agente Smith).

3 comentarios:

Zar Polosco dijo...

Pues comerse un chuletón de buey vuelta y vuelta será una convención social, pero como convención social es la mejor que existe.

Álex E. dijo...

¿Venir a mi blog a hablar de chuletones a estas horas es tu forma de vengarte por las palabras de verificación?

Johnny Tastavins dijo...

Esto y mucho más es lo que trae la libertad de expresión. Como bien reseña tu enlace en la wikipedia, sin control estricto el peligro de caer enfermo es serio. Añádele unas gotas de mesianismo e iluminación y ya tenemos secta captando a cuatro pobres "sin criterio". El Ministerio de Sanidad debería hacer algo con más de uno de estos.