25.12.08

Me deja usted más tranquilo

Pues ya hemos resuelto el problema de la anterior entrada. Ni me estoy haciendo viejo (más rápido de lo normal, digo) ni tengo gripe. Según el médico es neumonía. De hecho, me lo dijo el martes por la tarde, pero la verdad es que hasta hoy no he tenido ganas de ponerme a teclear algo con sentido. No por la fiebre, que me ha respetado bastante, sino porque todavía me estoy acostumbrando a esto de estar todo el día en casa, que sólo llevo tres y me parece que no veo la calle desde hace meses. Con decir que me hace ilusión la visita al hospital de mañana, aunque sólo sea por ver qué hay ahí fuera...

En fin, todavía no sé cuánto me durará el arresto domiciliario, pero a pesar de todo tiene su lado positivo. De un tirón me he ahorrado, así a ojo, doscientos cincuenta "no nos ha tocado pero lo importante es que haya salud" (aunque ésta me habria gustado, que este año tengo respuesta), quinientos "feliz Navidad" y sabe dios cuántas sonrisas y besos hipócritas, de esos que te dan ganas de arrancarte los mofletes a tiras y lanzarlos a la hoguera.

Ahora volveré a mi letargo, a las películas, los libros, a Los Soprano... Abstenerse comentarios tipo "pues yo tuve otra enfermedad más gorda y casi la palmo", que para eso ya están los viejos de las salas de espera de los centros de salud.

4 comentarios:

Haters dijo...

Yo tuve otra enfermedad más gorda y casi la palmo.

R&PShow dijo...

Bueno hombre, quedándose uno en casa, salud que gana...no, eso no. Vaya castaña, aquí no rueda nadie, gracias a monesvol que el Senador estaba en la oficina ayer ^^

Pues nada, a cuidarse, que es lo que toca.

alberto dijo...

Cuídate Álex

El Impenitente dijo...

A otros la crisis de los treinta les da por casarse. A ti por la neumonía. No está mal.

Nunca tuve una enfermedad más gorda.