16.7.08

Eme con eme, metal

La historia empezó como una locura de esas que se hacen con veinte años, pero que con casi treinta (casi, Padrino, casi) no pegan mucho. Agarrar el coche el jueves camino Mérida, ver a Iron Maiden el viernes y volver presentable para asistir a una boda el sábado a las seis de la tarde en Ponferrada no parecía tarea fácil. Y no lo fue, pero mereció la pena. Iba a escribir una crónica en plan largo y contando nuestros avatares extremeños, pero los puedo resumir en unas pocas líneas y os ahorro historias turísticas:
  • Cuando llegamos el jueves, nos enteramos de que tocaba Bob Dylan justo al lado de nuestro hotel, así que hicimos lo que había que hacer: dejar las cosas en la habitación y largarnos a cenar lo más lejos posible. Grandes los ibéricos, por cierto.
  • El viernes vimos uno de los grandes espectáculos de la naturaleza. Una marea de camisetas negras y melenas invadió Mérida, asolando bares y terrazas cerveza en mano.
  • Mérida, por cierto, es más bonita en primavera, cuando no tienes treinta grados en la cabeza desde las diez de la mañana a las diez de la noche.
  • Mención especial para Slayer y sus treinta y seis Marshalls a modo de muro sónico.
  • Y, sobre Iron Maiden...

Ver en directo el montaje del World Slavery Tour no tiene precio. Bueno, sí, pero no es caro.

01. Intro - Churchill's Speech
02. Aces High
03. 2 Minutes to Midnight
04. Revelations
05. The Trooper
06. Wasted Years
07. The Number of the Beast
08. Run to the Hills
09. Rime of the Ancient Mariner
10. Powerslave
11. Heaven Can Wait
12. Can I Play With Madness?
13. Fear of the Dark
14. Iron Maiden
-----------------------------
15. Moonchild
16. The Clairvoyant
17. Hallowed Be Thy Name



PD: el nivel de quillismo en Mérida es alto. Muy alto. Deberían vigilar esas cosas si quieren seguir viviendo del turismo.

2 comentarios:

el padrino dijo...

Ya te llegará, ya... Autoactualizarse a la versión 3.0 es duro de cojones.
Siempre nos quedará el Metal. ¡Esos Meeeeeiiideeeenn!

Mr.Maligno dijo...

Qué bandidos!