30.6.08

España hoy

No sé si es cosa mía, pero me pareció que hoy todo el mundo era un poco más feliz por la calle. La gente no tocaba el claxon a las dos décimas de segundo de abrirse los semáforos y los roces en el curro se llevaban con la tranquilidad del que sólo se acuerda de que ayer se lo pasó tan bien que va a disfrutarlo mientras aún lo tiene fresco, le pese a quien le pese.

Decía esta noche a las tantas, recién llegado de celebrar la victoria en la Eurocopa con los amigos, que nos habíamos quitado un montón de traumas de encima. El primero, el de los cuartos de final, y el segundo el de la bandera. Ésa que tenía secuestrada la derecha desde hace ni se sabe y que ya vuelve a ser de todos. Igual que las ikurriñas que había en la grada el día de Italia.

Estas cosas se ven mejor desde fuera, claro. Y no lo digo sólo por los emigrantes (alguien se lo pasó en grande ayer en Berlín), hasta en el New York Times se dieron cuenta de que por fin dimos la impresión de ser un país serio y no una casa de putas.

Lo siento por Urkullu y compañía. O no. Que se jodan.

3 comentarios:

El Impenitente dijo...

Y al revés. Es un placer decir que me emociona ver la bandera de España y contar que, en mi jura de bandera, cuando empezó a sonar el himno no pude evitar el llorar como una Magdalena sin que me llamen facha y otras lindezas. Me alegro que la bandera y el himno sean de todos.

Mr.Maligno dijo...

Por parte de la derecha (o derechona) se ha querido establecer un vínculo indisoluble entre bandera ( o patria) y valores morales concretos ("patrimonializar" la bandera lo llaman algunos), todo ello con la connivencia de la Izquierda (o izquierdosos), que lejos de defender un símbolo común, lo ha denostado identificándolo con un señor bajito de ferrol, reclamando vigencia para la bandera republicana, (¿cuantos años fue oficial?), por cierto tan "anticonstitucional" como la del Pollo.

Yo me confieso, avergonzado, de sentir rechazo hacia la bandera, mi Patria, himno y demás simbología, como consecuencia de la manipulación a dos bandas sufrida.

Ahora viene la frase:"Yo no tengo patria, mi patria es el Universo en el que estoy contenido, dentro de otros universos, junto con los que contiene cada ´micropartícula que me da forma y pensamiento"

Frente a la postura, totalmente justificable de "mi patria es mi güerto, el techo que me cobija, y el hoyo en el suelo que acoge mis deshechos".

Para terminar mi monserga de tópicos y lugares comunes, una cita que nos ha marcado, quién sabe si para bien o para mal: "Yo no debo nada, ni a Dios ni al Gobierno por haber nacido por el coño de mi madre" (Evaristo, La Polla Records).
Lamento la parrafada Alex.

Álex E. dijo...

Siempre bienvenido, Maligno. ¿Para cuándo un blog de verdad y no la mierda esa de fotolog que no se puede comentar si no eres de la secta?

Lejos de mi intención haber dado la impresión de salir del armario nacionalista, que me queda bastante lejos. Lo único que digo es que lo normal en un país normal es que la bandera sea de todos y que nadie se tenga que avergonzar porque le guste sacarla a la ventana, como pasa en Francia o en Holanda, por citar dos ejemplos que conozco de primera mano. Y me da la impresión de que gracias a la Eurocopa lo hemos conseguido.

Otrosí, cierto es que tanta culpa tiene la izquierda como la derecha del secuestro de la nuestra.