5.5.07

Mucha policía, poca diversión

El martes se inaugura en Ponferrada la exposición de Las Edades del Hombre y ayer nos presentaron el dispositivo de seguridad que se ha preparado para que todo discurra con "normalidad" durante los seis meses que durará la muestra. El titular de hoy de Diario de León lo deja claro como el agua: las fuerzas de seguridad blindarán el casco antiguo las 24 horas del día.

Partiendo de la base de que es falso eso de que a mayor número de policías, menor número de problemas (verbigracia, Malasaña), tampoco creo que ver todo el día la calle llena de uniformes contribuya a aumentar la sensación de seguridad de los que salimos a pasear sin la paranoia de que el tipo que camina al lado nos vaya a sacar una navaja en la próxima esquina. A lo mejor soy un bicho raro, pero cuando la concentración de policías a mi alrededor supera a la clásica pareja de municipales mirando -que no multando- coches mal aparcados, mi cerebro reacciona intuyendo que ahí puede pasar algo, que no es normal que haya tantos agentes en la calle si no pasa nada y que mejor me voy a otro lado por si las moscas. Y menos mal que al final no viene nadie de la Casa Real a la inauguración, que si no igual declaran el estado de excepción.

Total, que tenemos por delante medio año de calles llenas de curas, beatos y, como dijo Sabina, mucha mucha policía. Acabaré creando una categoría propia para las Edades. Al tiempo.

5 comentarios:

Zar Polosco dijo...

Si no es por Jiménez Losantos es por las Edades del hombre, pero Ponferrada se pasa la vida en los medios. Ya sois casi más populares que Mónaco, y sin tener que mantener a Carolina.

Álex E. dijo...

Eso no es nada, mañana la gran atracción es Pocholo en la discoteca de moda (en la que trabaja de relaciones públicas -risas- el gordo tarado de la primera edición de Gran Hermano).

Casi prefería cuando la noticia eran los comas etílicos el día que entregaban las notas.

Saul dijo...

Que grandes tiempos aquellos!

Zar Polosco dijo...

¿El gordo tarado se llamaba Íñigo o algo así?

No sé si pedirte un autógrafo de Pocholo.

Álex E. dijo...

Es peor que eso: es el de "quién me pone la pierna encima". Me da hasta vergüenza decirlo.

No voy a ver al engendro; aparte de la natural reticencia a ir a sitios de ese pelo, tengo que coger un avión en León a las 7 de la mañana, así que esta vez te quedas sin autógrafo.

Saúl es un tío que disfrutó las bodegas más tiempo que yo, así que os remito a su opinión.