7.11.06

Manifiesto del mal blogger (o cómo actualizar en un día perro)

¡Bloggers del mundo, uníos!

¿Están hartos de que les recuerden lo mal que llevamos nuestro blog?
¿Están hartos de los viejos consejos de siempre (escribe regularmente, ten una temática definida, haz entradas concisas, etc.)?

Teniendo en cuenta que:
I. Nunca vamos a conseguir miles y miles de visitas ni, muchísimo menos, ganar dinero con nuestro blog, ni conseguir el Pulitzer…
II. No creemos que la calidad de un blog venga marcada por su número de visitas ni por la cantidad de páginas que lo enlacen.
III. Sabemos y aceptamos que el 80% de nuestras visitas procederán de nuestros colegas, y estamos felices con ello. (O como mínimo, nos conformamos)
Y, sobretodo:
IV. No escribimos para satisfacer al lector, sino para satisfacer nuestras ansias de escribir y comunicar.

Manifestamos que:
V. El miedo a que una entrada no guste provoca una retorcida forma de autocensura. Una autocensura que coarta nuestra libertad artística y comunicativa. Tenemos el privilegio de no tener miedo al mercado ni a las críticas… ni al olvido. ¡No lo tengamos!
VI. Es posible que seamos felices si uno de nuestros post se hace popular y se difunde por la blogosfera. Pero nos comprometemos a no buscarlo, ni escribiendo lo que consideráremos más popular, ni de ninguna otra forma.
VII. Somos personas complejas, no máquinas especializadas. Por ello, escribiremos aquello que nos parezca interesante compartir, sin importar su temática ni su idoneidad.
Y, en resumidas cuentas:
VIII. Este es mi blog.
IX. Yo me pago y me doy el cambio.
X. Si a alguien no le gusta, que no lo lea.

Haz de este manifiesto algo tuyo:
a. Si no te gusta parte del texto o te apetece añadir algo, cámbialo sin complejos.
b. No cites de dónde has sacado este manifiesto.
c. No digas quién ha escrito este manifiesto.
d. Ni se te ocurra poner un enlace a esta entrada que estás leyendo, a no ser que sea para criticarlo o para anunciarlo sin hacerlo tuyo.
e. Es posible que estés leyendo este manifiesto en un blog y no sepas si lo ha escrito su dueño o no. ¿Acaso importa?

Porque todo blogger tiene derecho a ser mal blogger, y estar orgulloso de ello.


P.D.: No se pierdan el análisis que hace el Zepporro de la canción del Dúo Dinámico Quisiera ser.

7 comentarios:

McLera dijo...

Buenas y santas,

espero que cuando leas estas lineas no te acuerdos de cuan perro fue ese dia.

Un saludo

Zar Polosco dijo...

Totalmente de acuerdo. Sólo me gustaría añadir que uno escribe para divertirse y, el resto, pues bienvenido.

También diría que hay que desconfiar de aquellas visitas que dejan comentarios con el único interés de buscar lectores para su blog. O, lo que es lo mismo, y parafraseando el punto II, desconfía de los que creen que la calidad de un blog viene marcada por su número de visitas y por la cantidad de páginas que lo enlazan.

Y gracias por la publicidad. Te cedo el 10% de los beneficios.

Álex E. dijo...

Mclera, el día fue perro por lo vago no por lo malo :)

Zar, el cheque me lo mandas donde siempre.

Slim dijo...

muy bueno el decalogo..voy a mandarselo a mis colegas blogueros. tienes mucha razon.
un saludo
(dejo este comentario con el único interés de buscar lectores para mi blog)

McLera dijo...

Buenas y santas,

con permiso me apropio de la entrada.

Un saludo

Álex E. dijo...

Vale, pero no olvides no citar la fuente.

Low Rita dijo...

Pues claro que sí. También es cierto que a veces entras en blogs de peña que tiene 100 comentarios, y luego resulta que no es más que un "txat" que se ha montado y en el que no escriben más que 5 personas todo el día (¿en serio la gente no tiene nada mejor que hacer en todo el día, día tras día?)
El blog está bien para divertirse, para ver lo que piensan los colegas, o los que se dejan caer de forma asidua. Y sobre todo para compartir lo que uno piensa.
En fin, que hay mucho friki blogero. A mí, personalmente, me la fuma.