13.11.06

La nueva estética del fútbol

Entre bostezo y bostezo en la segunda parte del Barcelona-Zaragoza de ayer, los presentes escuchábamos a los comentaristas de Canal+ hablar de un partidazo y nos preguntábamos a cuál se referiría, porque el del Nou Camp era un auténtico tostón salvo por las impredecibles acciones de César o la actuación estelar del dúo Iturralde & Rafa hacia el final. Leyendo la prensa de hoy resulta que, efectivamente, hablaban de ese partido. No es la primera vez que me pasa esta temporada, así que he llegado a la conclusión de que no tengo ni la menor idea de fútbol, al menos estéticamente.

Yo, y me consta que no soy un bicho raro en ésto, me divierto viendo partidos abiertos, donde los dos equipos miran más a la portería contraria que a la propia y cuando van ganando por uno buscan ganar por dos; de esos en los que el reloj vuela y quieres que añadan diez minutos más. Si encima se adornan con caños, rabonas y taconazos, miel sobre hojuelas, pero si no también me divierte la Premier. Quiero decir que tampoco me dejo engañar por preciosismos de cara a la galería que no conducen a nada: una bicicleta es inútil si no sirve para librarte del rival.

Sin embargo, lo que gusta ahora son los partidos de choque: o bien ambos equipos se estrellan en el centro del campo o bien uno de los dos se deja los cuernos contra la defensa del rival. Lo de las ocasiones de gol se convierte en algo secundario, que puede llegar en un córner o en una falta en la frontal provocada por un centrocampista de medio pelo que no sepa dar un pase a cuatro metros pero sí ir al choque contra el rival.

En definitiva, empezamos a confundir bonito con efectivo; si corren y sudan, el partido es precioso aunque sólo tiren dos o tres veces entre los tres palos en cuarenta y cinco minutos. Me pregunto si la victoria de Italia en el Mundial tendrá algo que ver, pero nadie dijo que los azzurri jugaran bonito -salvo un par de ramalazos-, sino efectivo. Parafraseando a Ortega y Gasset: no es esto, no es esto...

2 comentarios:

Zar Polosco dijo...

Siempre soy el primero en hacerte comentarios. Espero me lo perdones.

De acuerdo contigo. El fútbol más hermoso que yo recuerdo haber visto fue la prórroga Italia Alemania en Méjico 70, la prórroga Alemania Francia en España 82 y, si quieres, el Alemania Italia en Alemania 06 (siempre están los alemanes de por medio). Fútbol abierto, desesperado, agónico, donde los entrenadores no pintan nada, donde no pueden destrozar nada. El fútbol es fútbol, no ajedrez, aunque cada vez menos.

Álex E. dijo...

Me vas a hacer 100 flexiones por lo de los comentarios, no te jode...

El problema es que en algún momento alguien dijo que no era serio que un partido terminara 5-3 y los demás le hicieron caso.